Cortes de Prensa

Medidas de protección de riesgo a menores y familia
Equipos interdisciplinares que ofertan servicios especializados y constituyen el nivel de atención secundario al menor y su familia en su entorno desde el sistema público de servicios sociales para hacer efectiva la medida protectora de riesgo que establece el artículo 41 de la Ley 1/1997.

Equipos territoriales de riesgo.

Objetivos:

  • Llevar a cabo las labores técnicas de investigación y diagnóstico precisas para el desarrollo del oportuno expediente de comprobación de la posible situación de riesgo de los/las menores cuya situación de posible riesgo haya sido detectada, denunciada o comunicada al ayuntamiento.
  • Llevar a cabo, con los/las menores bajo la medida protectora de riesgo y sus familias actuaciones tendentes a la disminución de los factores de riesgo y de promoción de los factores de protección del menor y de su familia mediante el desarrollo de la ejecución de las medidas de asistencia que establece el artículo 43 de la Ley 1/1997, para lograr:
    • Evitar que los/las menores bajo la medida protectora de riesgo sean separados del medio familiar por la aplicación de una medida de amparo.
    • Evitar que los/las menores bajo la medida protectora de riesgo que estén en tránsito o ya insertos en un proceso definido de marginación por la comisión de hechos constitutivos de delito sean reincidentes.

Destinatarios:

  • Menores susceptibles de ser declarados en riesgo que son derivados al equipo territorial por el órgano municipal competente, con el objeto de valorar si su situación social, personal y familiar fundamenta la adopción de la medida protectora de riesgo.
  • Menores a los que se les aplica la medida protectora de riesgo y su familia.

Acceso a menores y familias:

El acceso de un menor y su familia se realizará mediante instrucción por el órgano municipal del correspondiente expediente administrativo; de que se inicie con la verificación por parte de los técnicos de este equipo, de la posible situación de riesgo en la que se encuentre un menor.

Profesionales: 1 trabajadora social, 1 educadora Familiar, 1 psicóloga.

Servicios que presta: 

1. De verificación, investigación, y diagnóstico de denuncias de posible situación de riesgo de un menor.

  • Visitas domiciliarias, entrevistas, observación del menor, familia, vecinos, familia extensa, centros educativos, recursos sanitarios y sociales.
  • Comunicación, transmisión y negociación con el/la menor y la familia del diagnóstico y la propuesta de intervención, diseño de proyecto educativo con el/la menor y de intervención familiar.
  • Valoración interdisciplinar e informe que contenga el diagnóstico especializado y la propuesta de continuación del expediente y declaración de riesgo, o cierre del expediente y derivación a los servicios de apoyo a la convivencia y prevención, que atienden preriesgo, o a la Dirección General de Protección del Menor y la Familia, en caso de desamparo.

2. Tutoría social de proximidad y acompañamiento.

  • Los profesionales del servicio desarrollarán la función tutoríal con los/las menores y familias que tendrán asignadas.
  • Visitas domiciliarias, entrevistas, encuentros en el barrio tendentes a mantener un contacto interpersonal continuo, durante un periodo temporal determinado y con carácter intensivo, prestándoles acompañamiento educativo individualizado,
    guiado por un proyecto educativo y de intervención familiar, vinculado a la vida cotidiana, que contenga, en ejecución de las medidas de asistencia que se hayan acordado en virtud de lo que regula el artículo 43 de la ley 1/1997, actuaciones a desarrollar en las áreas familiar, personal, educativa, laboral, social y de ocio y tiempo libre, dirigido a procurar las necesidades básicas del menor y orientado a disminuir los factores de riesgo y a promover factores de protección del menor y su familia con el objeto de promover la extinción de la medida protectora por desaparición de las circunstancias que fundamentaron su adopción.
  • Mediación: intervenir ante otros recursos de los servicios sociales municipales, departamentos del ayuntamiento, centros educativos, sanitarios y otras entidades, con el objeto de facilitar que los menores bajo la medida protectora de riesgo y sus familias tengan acceso a las atenciones que pueden facilitarles como receptores de medidas de asistencia, que se hayan acordado aplicar en atención a  las circunstancias que concurren en cada caso, que no se prestan por el equipo territorial:
    • Acceso a prestaciones económicas.
    • Acceso a escuelas infantiles, centros de día, ayuda a domicilio.
    • Revisiones pediátricas, y atenciones de salud que precisen.
    • Servicios psicoeducativos, comedor escolar, actividades extraescolares.
    • Actividades deportivas de ocio y tiempo libre.
    • Formación ocupacional.
  • Seguimiento, mediante entrevistas, visitas domiciliarias con la finalidad de constatar:
    • Los resultados de las intervenciones realizadas con el menor y/o la familia.
    • El cumplimiento de las condiciones acordadas.
  • Emisión de informes periódicos sobre la evolución de la situación de riesgo en la que se encontraba el/la menor, la ejecución y resultados de las medidas de asistencia acordadas, la colaboración de los padres, tutores o guardadores en la ejecución de las medidas.

3. De apoyo y atención psicológica.

Prestación de terapias individuales y familiares con el objeto de que:

  • Las familias de los/las menores bajo la medida protectora de riesgo modifiquen su estilo de vida, reduciendo la conducta contraproducente que está perjudicando el desarrollo personal y social del menor.
  • El/la menor bajo la medida protectora: modifique las conductas disruptivas, creencias poco adaptativas que están perjudicando el desarrollo personal y social del menor.

4. Proyectos de apoyo a la familia.

El equipo de riesgo ha apoyado sus funciones con el desarrollo de dos proyectos: “Apoyo escolar en domicilio” y “Apoyo a las tareas domésticas”, ambos con una duración de 9 meses y por medio del convenio INEM-Corporaciones Locales.

El objetivo de la puesta en marcha de estas iniciativas surge a través de las demandas que se reciben diariamente de las familias buscando apoyo en las situaciones más comunes de la vida cotidiana, como puede ser la educación de un hijo e hija y las rutinas del hogar.

En este empeño de buscar estabilidad, autonomía y un mayor bienestar de las familias podemos englobar la política de trabajo que lleva el equipo, procurando y trabajando por la conciliación de la vida familiar y laboral; la propia experiencia nos avala en que son acciones que tienen que seguir desarrollándose, que se tienen que prolongar e intensificar.

4.1. Apoyo escolar.

Tal y como se refleja en la Ley del Menor, artículo 16, el apoyo a la familia se concibe:

  • Como recurso preventivo prioritario estableciéndose programas de apoyo a la familia, destinados a cubrir las necesidades básicas de los/las menores y mejorar su entorno familiar, con el objeto de garantizar su derecho a permanecer en el mismo en condiciones que permitan su desarrollo integral.
  • El apoyo a la familia podrá consistir en la orientación técnica, la educación y planificación familiar, la ayuda a domicilio, la atención de los/las menores en escuelas infantiles y cualesquiera otras medidas y actuaciones que contribuyan
    a la formación de quienes ejerzan funciones parentales y al desarrollo integral de los/las menores.

Objetivos:

    • Asesorar a los padres para la organización de las rutinas diarias apoyar a las familias en la realización de las tareas escolares y habilidades para mejorar las técnicas de estudios
    • Fomentar en los/las menores hábitos de estudio adecuados.

4.2. Apoyo en las tareas domésticas.

Este proyecto surge de la necesidad de apoyar a las familias de riesgo en aspectos concretos de la vida diaria dentro de sus domicilios.

Nuestro trabajo, dado los casos que atiende el equipo de riesgo, se basa en orientar y en gran medida supervisar las acciones que trabajamos con las familias; con la presentación del proyecto “Apoyo a las tareas domésticas” se nos abría la oportunidad de realizar una labor más exhaustiva, sirviendo como modelo en los propios domicilios y orientando de las alternativas que existen para desarrollar determinadas actividades de la vida diaria, donde suelen tener dificultades o no lo abordan porque no lo ven prioritario para el desarrollo de un menor: preocupación por la higiene, por hábitos saludables, organización de las tareas domésticas, vestimenta adecuada, administración de medicamentos, revisiones médicas, acompañamiento a los colegios,...

Para desempeñar tales funciones se seleccionó a dos personas, con un perfil poco definido y con funciones de auxiliares de ayuda a domicilio, con una premisa, la disponibilidad de horarios y desplazamiento por el territorio municipal.

Las deficientes condiciones de habitabilidad: hacinamiento, higiene, luminosidad, ventilación, ubicación geográfica... es un indicador frecuente en las familias que han sido beneficiarias de este proyecto. Apoyo a las tareas domésticas, se argumenta dentro de las condiciones que define el artículo 16 de la Ley Integral del Menor, como vehículo de apoyo a las familias, así bien, recoge: “El apoyo a la familia podrá consistir en la orientación técnica, la educación y planificación familiar, la ayuda a domicilio, la atención de los menores en escuelas infantiles y cualesquiera otras medidas y actuaciones que contribuyan a la formación de quienes ejerzan funciones parentales y al desarrollo integral de los menores”.

Objetivos:

  • Potenciar adecuados hábitos de higiene y alimentación.
  • Orientar y supervisar las tareas domésticas.
  • Fomentar rutinas adecuadas para el afrontamiento de la vida diaria.
  • Supervisar y garantizar la asistencia al colegio de los/las menores.
  • Procurar que acudan a los centros escolares en las adecuadas condiciones que los mismos estipula (vestido, higiene, alimentación, materiales,...).

Fecha última modificación: jueves 21 de mayo de 2009